La música está presente en todas las culturas y, desde edades tempranas, todas las personas tenemos las capacidades básicas para su procesamiento, el cual está organizado en módulos diferenciados que implican distintas regiones cerebrales.  La producción y percepción musical implican gran parte de nuestras capacidades cognitivas. Por otro lado, la música produce en nosotros respuestas emocionales que involucran distintas áreas corticales y subcorticales. 

1524896.jpgDesde la Prehistoria, la música es fundamental en todas las culturas. Surgió de manera simultánea al lenguaje, debido a la necesidad de comunicarse y cooperar. Los sonidos tienen una gran influencia en el ser humano.  Los ritmos sencillos y fuertes como los tambores , son capaces de alterar el ritmo cardíaco, el pulso y la respuesta auditiva.

descarga (13).jpgTodas las personas sin ningún problema neurológico nacen con la maquinaria necesaria para poder procesar la música. Esto lo podemos ver en los niños menores de un año, que son capaces de mostrar sensibilidad ante las escalas musicales y la regularidad temporal, les es más fácil procesar intervalos consonantes que los disonantes , y son capaces de percibir una estructura tonal, así como breves disrupciones en una melodía . Todas estas capacidades se dan en el niño antes de que su lenguaje esté desarrollado, lo cual evidencia que la música tiene redes propias de procesamiento.

Cuando escuchamos una canción, primero realizamos un análisis acústico a partir del cual cada uno de los módulos se encargará de unos componentes:

– La letra de la canción será analizada por el sistema de procesamiento del lenguaje.
– El componente musical será analizado por dos subsistemas: organización temporal (analizamos el ritmo y el compás) y organización del tono (el análisis del contorno y los intervalos nos llevan a codificar el tono).

Emoción-y-musica2.jpgLos resultados que obtenemos de estos dos análisis nos llevan directamente al ‘léxico musical’, al análisis de la expresión emocional y a mover nuestro pie al ritmo de los instrumentos (análisis del ritmo y compás). El léxico musical es el almacén en el cual
almacenamos toda la información musical que vamos recibiendo a lo largo de nuestra vida, y es el que nos proporcionará el reconocimiento de una canción. Si lo que queremos es ponernos a cantar dicha canción, nuestro léxico musical se conectará
con el fonológico, de manera que formen una planificación vocal que nos llevará al canto. Por otro lado, también podemos tener la experiencia de que esta canción nos recuerde, por ejemplo, a un viaje realizado. En este caso, estaría activándose la
‘memoria asociativa’, también relacionada con el léxico musical.

Una reacción casi instintiva del cuerpo al escuchar un ritmo fuerte y bién marcado, es de seguirlo con ciertos movimientos. Ahora bien , cada persona reacciona diferente a diferentes ritmos y tipos de música, es por eso que hay personas que oyen música clásica y dado lo refinado que su sistema nervioso se vuelva para apreciar este tipo de armonías, no soportan otros estilos como el heavy metal. La música clásica parece tener la finalidad de crear un estado de armonía en el escucha, mientras que un rock pesado o un heavy metal, provocan reacciones mas instintivas y agresivas. Somos seres que instintivamente reaccionamos a los ritmos, por eso hemos inventado tantos y a gusto para todos.

 

9 respuestas a “Música y Cerebro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s