Fue amado en todo el mundo como el rey del interminable boogie, una auténtica superestrella del blues cuyos zumbidos e hipnóticos surcos de una cuerda eran a la vez ultra-primitivos y atemporales. Pero John Lee Hooker grabó en muchos más estilos  en una carrera que abarcó más de medio siglo.

111737-004-5D031676.jpg“The Hook” era un nativo de Mississippi que se convirtió en el mejor caballero en el circuito de Detroit blues en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Las semillas de su sonido de guitarra inquietantemente triste fueron plantadas por su padrastro, Will Moore,  en su adolescencia. “Los visitantes de la noche” también dejaron huella en el joven: leyendas como Blind Lemon Jefferson, Charley Patton y Blind Blake, quienes conocían a Moore. 

Se trasladó a Cincinnati por un período de siete años, el empleo era abundante también para los músicos en una ciudad en expansión. Hooker sólo aparecía en los conciertos nocturnos tocando siempre con su marca única de blues  libre. Una floreciente escena de clubes a lo largo de Hastings Street le daban una nueva oportunidad. 

john lee.jpegEn 1948, el aspirante a bluesman  conoció al  empresario Bernie Besman, quien lo ayudó a forjar su debut en solitario, “Sally Mae” y su filme original, “Boogie Chillen“. Esto era blues tan primitivo como cualquier cosa entonces en el mercado; Las voces oscuras y rumiantes de Hooker estaban respaldadas solo por su propia guitarra  fuertemente amplificada y su pie que golpeaba con insistencia. Sus esfuerzos fueron rápidamente recompensados. Modern Records, lanzó “Boogie Chillen” un colorido y único diario de viaje de la escena del blues de Detroit, que hizo una excursión improbable a la cima de las listas de R & B. Hooker se convirtió en el hombre clave para la creciente escena blues de Detroit durante este período increíblemente prolífico, reclutando al guitarrista Eddie Kirkland como su compañero de dúo frecuente mientras seguía grabando para Modern. 

El sonido áspero y volátil de los solos de Hooker y las enceraciones de dúo se adaptaron a un formato de banda. Ya había grabado con varios combos antes, pero nunca con acompañantes tan versátiles y comprensivos como el guitarrista Eddie Taylor y el Armonicista Jimmy Reed, quienes lo respaldaron en “Time Is Marching” y la secuela superflua ” Mambo Chillun “.

El sentido del tiempo de Hooker fue el suyo y el suyo solo, exigiendo a los demás músicos estar atentos a los cambios. Su estridente y duro blues “No Shoes” resultó ser un éxito sorprendentemente considerable en 1960, mientras que el asaltante “Boom Boom“, uno de los temas de blues mas conocidos de todos los tiempos grabado en 1962 . Pero también hubo salidas acústicas dirigidas directamente a la floreciente multitud de blues folklórico, así como algunos intentos de R & B actualizado que presentaban voces femeninas de fondo altamente intrusivas  y estructuras totalmente inflexibles que acorralaron a Hooker sin piedad. 

Las bandas de blues británico como Animals and Yardbirds idolatraron a Hooker durante los primeros años 60. Eric Burdon en 1964 grabó “Boom Boom” que vendió más que el original de Hooker en las listas pop estadounidenses. Hooker visitó Europa en 1962 bajo los auspicios del primer American Folk Blues Festival. Su reputación entre los conocedores del rock moderno en los Estados Unidos y en el extranjero crecía exponencialmente, especialmente después de que se asociara con Blues-rockers Canned Heat para el álbum masivamente vendido Hooker ‘n Heat en 1970.

john-lee-hooker-b8ae13c5-ef5e-4ad9-9f33-78bdefadad5d

Afortunadamente, Hooker disfrutó de la buena vida durante los años 90. Pasó gran parte de su tiempo en la semi-jubilación, dividiendo su tiempo de relajación entre varias casas adquiridas arriba y abajo de la costa de California. Sin embargo, cuando apareció la oferta correcta, la tomó, incluido un divertido comercial de televisión para Pepsi. También siguió grabando, lanzando discos llenos de estrellas como Chill Out de 1995 y Do not Look Back de 1997. Todo esto lo ayudó a mantener su estatus de leyenda viviente, y sigue siendo un ícono del blues de todos los tiempos. Murío el 21 de junio de 2001 a la edad de 89 años.

6 respuestas a “John Lee Hooker

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s