El reinado de las big bands (años 30)

Cuando Benny Goodman (1909-1986) combinó su virtuoso clarinete con la habilidad de Fletchet Henderson (1897-1952) como arreglista, el jazz de big band pasó a tener un papel principal en la música popular de finales de los años treinta. Las big bands eran importantes desde el final de la primera guerra mundial pero, excepto las que lideraban Duke Ellington , Henderson , Earl Hines y algún otro, la mayoría eran bandas de blancos dirigidas por animadores que si tocaban algún instrumento era de forma anecdótica.

Goodman cambió eso entre 1935 y 1936. En 1939, Goodman había allanado el camino para una procesión incesante de líderes de banda virtuosos. Entre ellos Artie Shaw (1910-2004), count Basie y Tommy Dorsey, Chic Webb, Woody Herman, Teddy Wilson, Glen Miller y otros brillantes intérpretes cuyos nombres se grabarían con letras de oro en los anales de la década.

Mientras las grandes formaciones de swing llegaban a las masas, la autoproclamanda élite del jazz se mantenía aparte. Rechazaban las big bands como una distorsión comercial, y afirmaban que el auténtico jazz era improvisado y en pequeños grupos , cuyas raíces se remontaban a finales de los años veinte. Commodore Records fue el mecenas de estas alternativa, y el primer sello discográfico en grabar exclusivamente jazz.commodre.jpg

Commodore-Music-Shop-1947.jpgCreado en 1938 por Mit Gabler, se especializó en sesiones con espíritu dixieland y contaba con músicos como Eddie Condon, Pee Wee Russell, Wild Bill Davison y Bud Freeman. Un año después Blue Note Records se convirtió en el segundo sello del país especializado en jazz, haciendo hincapié en artistas negros como Sidney Bechet y Meade <lux> Lewis.

Estos sellos formaban parte de una tendencia que sostenúia que el jazz tuvo una historia antes de 1935. Dos revistas musicales americanas (Down Beat y Metronome) y una inglesa (Melody Maker) fueron las publicaciones más influyentes del momento, marcando la moda y el gusto contemporáneos y explorando las raíces del jazz. A medida que los fans leían sobre la historia del jazz, aumentaba asimismo su curiosidad y ganas de escucharlo. En 1940 George Avakian produjo las primeras reediciones de álbumes de jazz (4 grabaciones de 78rpm), empezando con grabaciones descatalogadas de Armstrong, Henderson, Bessie Smith y Bix Beiderbecke.

Anuncios

6 comentarios

Responder a anecdotario VI: Django Reinhardt, música , magia y locura – JazZ / Funk Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.