Django Reinhardt fue un genio del gypsy jazz  que siguió viviendo en su caravana mucho después de que encontrara la fama. 

 “Cuando toca la guitarra, es como si me estuviera hablando“. Comenta Martin Taylor guitarrista devoto del músico.

 

django guitar

Django era un gitano analfabeto nacido en Bélgica, había seguido viviendo en su caravana mucho después de haberse convertido en una estrella siguiendo sus ritos gitanos. Había perdido 2 dedos de su mano después de un incendio que él mismo provocó en su caravana mientras perseguía un ratón con una vela en la mano. Así que empezó a practicar con una nueva técnica que lo llevó a  tocar aún mejor, modificando su estilo inicial. Se hizo famoso y llegó a tocar en el Carnegie Hall con Duke Ellington. Su manera de tocar conmovía a aquel que lo escuchaba. 

Con una personalidad altamente variable, era común que llegara tarde, que no apareciera o se fuera en el intermedio del show.  También su familia tenía motivos para quejarse. Ya a una edad temprana, su madre tuvo que esperarlo en la salida del concierto, para asegurar los honorarios de la familia ya que se solía marchar sin cobrar. La esposa de Django se ocupó de esto más adelante. En los tiempos de más éxito, podía ser rico un día y estar sin blanca al siguiente. Jugador empedernido apostaba grandes cantidades de dinero jugando al póquer y al billar, dos de sus juegos preferidos. Cuando le ofrecían un nuevo contrato, al no saber ni leer ni escribir, tenía miedo de ser engañado, por lo tanto siempre pedía el doble de lo que le ofrecían, y siempre se lo concedían, porque si no, no firmaba.

La ropa también era muy importante para él, pero tampoco de la manera esperada. Una vez, aparecía vestido como un dandy, y luego defendía sus zapatos rojos brillantes declarando que el rojo y el negro iban bien juntos.

django reinhardt 2

Su entorno inmediato tuvo que acostumbrarse a su orgullo, mientras él viajaba en primera clase, sus acompañantes viajaban en tercera. Curiosamente en uno de los viajes que ocurría esto, él perdió su billete en primera así que sus compañeros tuvieron que prestarle el dinero para comprar otro. Las relaciones que Django mantenía con sus músicos eran, a menudo, complicadas, pues solía tratarlos con desdén y prepotencia, haciendo estallar la tensión entre todos, pues los consideraba trabajadores a sueldo a los que no debía perdonar ni un error, además les exigía movimientos musicales que solo él podía realizar. 

Al instalarse en hoteles forzado por sus numerosos viajes llevaba a toda su familia  que llenaban los lujosos hoteles en los que se hospedaba , convirtiendo las suites en auténticas casas comunales, a imagen y semejanza de su roulette.

Genio y figura, Django era un personaje despótico y presuntuoso, pero también un genio generoso que supo reinventarse y crear un estilo propio.

2 respuestas a “anecdotario VI: Django Reinhardt, música , magia y locura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s