Durante casi 15 años, la banda de Fort Apache ha sido una de las pocas auténticas portadoras de estándares de lo que legítimamente se puede llamar jazz latino. Como se demostró en Crossroads, el debut Milestone del sexteto con sede en Nueva York. Como uno de sus miembros fundadores, Steve Berrios, explica: “La mayoría de las bandas que tocan el llamado jazz latino pueden tocar una canción de ‘jazz’ de la misma manera que una banda de salsa tradicional podría tocarla. Para mí ese no es el punto, esa no es su tarea. Conocemos las dos caras de la moneda muy bien, lo que hace que esta banda sea única. Creo que sale del alma “. Peter Watrous, que escribe en el New York Times, estuvo de acuerdo y señaló que” la banda ha ideado algo inmensamente dramático, música que cambia constantemente de ángulos y enfoques”

Organizado por primera vez a principios de los años 80 por los hermanos Jerry Gonzalez (trompeta, fliscorno, congas) y Andy Gonzalez (bajo), Fort Apache fue inicialmente un conjunto grande y flexible, con 10 o 15 músicos que presentaba a grandes como Kenny Kirkland, Sonny Fortune, Steve Turre, el difunto Jorge Dalto, Frankie Rodríguez, Milton Cardona, Héctor Hernández, Ángel Vázquez y otros. Los primeros dos álbumes de la banda fueron grabados en vivo en los festivales de jazz europeos: The River Is Deep, 1982 en Berlín; Obatala, 1988 en Zurich. Pero fue en 1989 Rumba Para Monk, una grabación en quinteto de las obras maestras de Thelonious Monk arregladas por Jerry Gonzalez y toda la banda, que trajo el concepto de Fort Apache a primera línea. Nombrado Jazz Record of the Year por la Académie du Jazz francesa.

La visión de Fort Apache ha evolucionado orgánicamente a partir de los antecedentes de sus miembros fundadores. Nacidos del legado puertorriqueño en la ciudad de Nueva York, Jerry Gonzalez, Andy Gonzalez y Steve Berrios crecieron con sus oídos y corazones abiertos tanto al jazz como a la música latina. “Cada vez que escuché jazz -Trane, Miles o Monk- escuché los ritmos cubanos con todo eso“, dijo Jerry González a Down Beat en 1990. En 1970, a la edad de 21 años, se le dio la oportunidad de aplicar ese entendimiento , trabajando con Dizzy Gillespie por un año. “Dizzy demostró que se puede superponer el bebop auténtico sobre un complejo bajo latino rítmico sin relegar ninguno de ellos“, explicó González. “No quiero comprometer el ritmo y no quiero comprometer el jazz“.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s