Cuando la música empieza a dar miedo. Parte I

La gente en general y los artistas creativos en particular siempre han tenido una fascinación por lo macabro. En el mundo del arte en general tenemos infinidad de artistas que han tratado el miedo y el horror. La literatura y los cuentos inquietantes de Edgar Allan Poe, las novelas de Mary Shelley (Frankenstein), Robert Louis Stevenson (Dr. Jekyll y Mr Hyde) o Bram Stoker (Dracula) son algunas muestras, pero probablemente este deleite por lo oscuro de la psique humana venga de hace mucho más tiempo. El arquetipo de vampiros, por ejemplo, puede rastrearse hasta la antigua civilización de Suméria “El ser como un vampiro, Emikku, habitaría los cuerpos de personas que murieron violentamente o que fueron enterradas de manera inadecuada.”

Hay dos películas que marcan el comienzo de la película de terror con banda sonora(inventada pocos años antes) , Dracula de Tod Browning y Frankenstein de James Whale.En Drácula y Frankenstein no escuchamos una banda sonora convencional en toda la película , y esto no se registró como una ausencia, sino como una presencia áspera que inundó todo en las películas con una rareza tangible y deliciosa.

Un ejemplo temprano de música con un tema oscuro es el “Dies Irae” o “Wrath of God”

Canto gregoriano que se canta sin acompañamiento, esto no suena particularmente atemorizante, pero si se canta en voz alta con una banda de cuernos, trombones y tubas, crea un efecto muy diferente.

Esto es exactamente lo que algunos compositores posteriores harían cuando incluyeran partes de Dies Irae en sus composiciones más oscuras. Aquí está el quinto movimiento de la Sinfonía Fantástica de Berlioz.

Otro ejemplo famoso de la música clásica es el “Dance Macabre”, cuya historia se basa en un poema que describe la “Muerte” que viene a visitar una vez al año en Halloween. Este trabajo es para violín y orquesta, ya que el violín se ha asociado con “La muerte” y “El diablo”. En este caso, el violín solo suena particularmente demoníaco porque usa un sistema de afinación inusual con la cuerda más alta afinada en Eb en lugar de a E. Esto permite que el violín toque un intervalo discordante llamado tritono (también llamado el “acorde del diablo”).

Cuando la música empieza a dar miedo. Parte II

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.