Cuando la música empieza a dar miedo. Parte II

Si bien es difícil encontrar una pieza basada totalmente en un tema de terror, muchos autores han creado música que tiene momentos oscuros, y han utilizado una variedad de técnicas orquestales para ayudar a definir el momento .El ballet de Stravinsky “El rito de la primavera” se basa en la idea de los rituales paganos, y se divide en dos secciones principales llamadas “La adoración de la tierra” y “El sacrificio exaltado”. En la segunda mitad una joven es expulsada de la tribu como sacrificio a sus dioses y, esencialmente, la niña baila hasta morir.

Algunos compositores del siglo XX han creado música extremadamente espeluznante, tal vez algunas de las obras más horribles conmemoran los horrores muy reales que han afligido a nuestro planeta en los últimos 100 años. Un ejemplo de esto es el compositor polaco Krzysztof Penderecki. Penderecki se creó la reputación de crear música terrorífica con su “Threnody for the Victims of Hiroshima”.

Hasta ahora nos hemos concentrado en la música orquestal, pero las voces pueden ser excelentes para aumentar la intensidad emocional que causa el miedo. Debido a que las voces son un medio natural de expresión en los seres humanos, pueden transmitir mucha emoción al oyente. Un gran grupo de voces que cantan juntas a coro puede ser extremadamente potentes, por lo que no es sorprendente que algunos compositores hayan tomado esta ruta con su música más oscura. Curiosamente , puede ser más efectivo cuando las letras no están en un idioma moderno como el español. Puede ser que la música parezca más ominosa cuando no entiendes las letras, o puede ser que ayude a transportar la imaginación de los oyentes lejos de sus vidas normales.

Los poemas llamados “Carmina Burana” datan de los siglos XI y XII y son una mezcla de textos latinos y antiguos alemanes. El latín era el idioma principal usado por la iglesia y por las personas educadas en ese momento, aunque los poemas en sí mismos son todo menos religiosos en su perspectiva. Algunos se burlan de la religión, muchos tratan del amor y el sexo, mientras que otros beben de otras canciones . El compositor Carl Orff tomó una selección de estas canciones para crear su cantata “Carmina Burana”, cuyo movimiento de apertura y cierre se llama “O Fortuna”. Fortuna es la diosa romana del destino, y el poema es una queja sobre alguien que recibe un trato duro por capricho del destino. La música de Orff trata esto de manera intensa con cambios repentinos de música silenciosa a fuerte, y es muy conocida por su uso en anuncios, programas de televisión y el movimiento “Excalibur”.


Cuando la música empieza a dar miedo .Parte I

Cuando la música empieza a dar miedo .Parte III

Anuncios

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.