Anecdotario XXXIII: Las manos del pianista de La la land.

Blue Funky Music

En la búsqueda obsesiva del director por la autenticidad y honestidad emocional, los músicos y actores en pantalla tuvieron que verse y sonar 100% convincentes, y una forma obvia pero técnicamente complicada de lograrlo fue grabar la mayor cantidad posible de canciones en vivo en el set.

El productor ejecutivo de música Marius de Vries y el ingeniero musical y mezclador Nicholai Baxter se enfrentaron a muchos desafíos durante la gestación de dos años de la película, y hubo momentos en que las sesiones de grabación, publicación y mezcla requirieron 16 horas de trabajo al día, con algunas sesiones de DAW en aumento de pistas, llegando en alguna ocasión al máximo de Pro Tools de 768 pistas sonando a la vez.

«Las sesiones de grabación y mezcla estuvieron entre las más intensas y complejas que jamás haya hecho», recuerda de Vries. “Todos fueron llevados a los extremos. ¡Nick apenas durmió…

Ver la entrada original 284 palabras más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.