Anecdotario XIX:Dave Brubeck (Time Out)

En 1961, Dave Brubeck le dijo a Ralph Gleason en el programa de televisión Jazz Casual que el jazz había perdido algunas de sus cualidades aventureras. Dijo que no estaba desafiando al público rítmicamente como lo había hecho en sus primeros días.”Es hora de que los músicos de jazz asuman su papel original de llevar al público a un ritmo más aventurero”.

Brubeck afirmó :me parece  una buena idea sacudir un poco las cosas, y eso es exactamente lo que hizo con el tema “Take Five”.

“Take Five” fue la tercera canción en el álbum Time Out, grabado en 1959. Ese fue el año en que Miles Davis y Gil Evans introdujeron al público de jazz a la música modal con el álbum emblemático Kind of Blue, John Coltrane lanzó Giant Steps y Art Farmer con Benny Golson formaron su primer jazztet. Muchas cosas nuevas estaban sucediendo en el jazz en esos días, pero rítmicamente, la música todavía se estaba reproduciendo principalmente en 4/4. Brubeck siempre había estado interesado en la polirritmia y la politonalidad, impulsado por  la música africana y la música clásica.

Continue reading “Anecdotario XIX:Dave Brubeck (Time Out)”

Anecdotario XVIII: Duelo de titanes

En Viena los mecenas musicales de la ciudad organizaban eventos en los que dos grandes músicos pudieran “batirse en duelo” ,fue una forma popular de entretenimiento entre la aristocracia  de aquella época. Un noble apoyaría a un pianista virtuoso, otro apoyaría al otro. En el salón de uno de los nobles, los dos pianistas competirían entre sí, cada uno con el otro improvisando.

La jugada iría de un lado a otro, aumentando en intensidad, hasta que se declarara un ganador.

Abbe Gelinek vs. Ludwig van Beethoven

No habría llegado a esta lista si no fuera por el comentario que hizo Gelinek, cuando le preguntaron si pensaba que podía vencer a Beethoven en un duelo de piano. “¡Haré picadillo con él!”

Bueno, fue al revés. Gelinek resultó no ser un oponente tan formidable, aunque sus nervios pudieron haberlo superado. Después de la primera ronda, en la que ambos tocaron sus mejores trabajos y las obras más difíciles, Gelinek se mostró un poco más pálido para el público, probablemente porque Beethoven eligió su Sonata 19 en sol menor, op. 49. Una vez que empezaron las improvisaciones, Gelinek parecía no tener la cabeza en el juego, y Beethoven caminó por encima de él. Gelinek simplemente dejó la habitación cuando Beethoven comenzó la tercera ronda.

Continue reading “Anecdotario XVIII: Duelo de titanes”

Anecdotario XVII: La música visual de Wassily Kandinsky

Wassily Kandinsky es conocido principalmente como un artista de vanguardia de la primera mitad del siglo XX, cuyo trabajo sentó las bases para el abstraccionismo en la pintura. Sin embargo, su personalidad es tan multifacética que cada una de las direcciones de su pensamiento creativo merece una atención especial.

kandinsky_collageLos intereses de Kandinsky incluían no solo las artes visuales, también estaba interesado en la música, la poesía, el teatro, él mismo tocaba el piano y el violonchelo, escribía poemas y guiones.

El término “composición”, un concepto fundamental en el arte en general, y en la música en particular, es uno de los pilares principales de la obra de Kandinsky. Siempre le fascinó el poder emocional de la música. La música que se expresa a través del sonido y el tiempo le da al oyente libertad: la percepción, la interpretación y la reacción emocional no se basan en una descripción literal, sino en lo abstracto, que la pintura objetiva y realista no puede causar.

Continue reading “Anecdotario XVII: La música visual de Wassily Kandinsky”

Anecdotario XVI: Napoleón, Beethoven y su sinfonía Heroica

En abril de 1802, Ludwig van Beethoven salió de Viena hacia Heiligenstadt, un pueblo a unos 10 km al norte. En las semanas anteriores había estado profundamente deprimido al darse cuenta de que se estaba quedando sordo.  En poco tiempo, tenía los contornos de una sinfonía completamente nueva, la tercera, clara en su mente. 

Mientras Beethoven trabajaba en ella decidió nombrar la sinfonía con el nombre de Napoleón Bonaparte, primer cónsul de Francia. Beethoven tenía la “mayor estima” por Napoleón y “lo comparó con los más grandes cónsules de la antigua Roma“. En cualquier caso, el entusiasmo de Beethoven por Bonaparte fue inquebrantable. Tan pronto como terminó la partitura, a principios de 1804, escribió las palabras italianas ‘ Sinfonia intitolata Bonaparte‘(‘ Sinfonía titulada Bonaparte ‘) en la portada y dejó el manuscrito en una mesa.

Poco después de dar los toques finales a su sinfonía, llegaron a él con la noticia de que el 18 de mayo de 1804 Napoleón se había declarado a sí mismo Emperador de Francia. 

Beethoven estaba furioso y gritó: ‘¡Así que no es más que un mortal común!. Ahora él, también pisará todos los derechos del hombre y solo cumplirá su ambición; ¡ahora se considerará superior a todos los hombres y se convertirá en un tirano! ‘ Cogiendo un bolígrafo, Beethoven se dirigió a la partitura y escribió el título con tanta violencia que rompió el papel. A partir de entonces, la obra se conocería simplemente como la Sinfonía Heroica.

Este episodio se ha convertido en un tema de leyenda, dando lugar a una imagen permanente de Beethoven como un amante de la libertad, un admirador de la Revolución Francesa y sobre todo, un republicano.