Sade (cantante)

El álbum debut de Sade, Diamond Life, confirmó que era más que una cara bellamente esculpida. Su voz  rebosa clase. Su estilo fue  lo suficientemente conmovedor con mezcla de jazz,  pop y apuntes funky pero fácil de escuchar, para atraer a los fanáticos de todos esos géneros. Smokey Robinson acuñó el término “la tormenta silenciosa” para describir un cierto tipo de R&B melifluo a mediados de los 70. Diamond Life cuatro veces platino, que ganó el Premio BRIT al Mejor Álbum en 1985, y sus cuatro singles, ayudó a dar a esa música suave y turbulenta un público amplio, incluso internacional. Alcanzó el número cinco en los Estados Unidos, donde Sade continúa ejerciendo una tremenda fascinación por su versión únicamente británica de los modismos de la música negra estadounidense.

Joe Satriani (Flying in the Blue Dream)

A finales de los 80, llegó un momento en el que los virtuosos de la guitarra salían de la nada y trataban de impresionar tocando de forma más rápida y más técnica.
En ese momento apareció el álbum Flying In A Blue Dream de Joe Satriani , que estableció nuevos estándares para el propio Satriani, reformó la escena de la guitarra de la época e invitó a todos los fanáticos de la música a “volar” con él en una variedad de sonidos, imágenes, y emociones …

Este es el tercer álbum en solitario del virtuoso de la guitarra estadounidense. La mayoría de las canciones que aparecen en el álbum son instrumentales, con algunas excepciones que incluyen a Joe Satriani a la voz. Puede que no sea un gran cantante, pero es bastante decente, y las melodías vocales se adaptan hábilmente a su voz.

En general, el álbum tiene escrito “lo moderno y lo tradicional”, y contiene elementos de muchos géneros musicales como hard rock, country, heavy metal de los 80, blues, funk rock, etc. Satriani está en plena forma, tocando algunos de los solos más creativos y melódicos de su carrera. 

Anecdotario XII:Prince (Rainbow Children)

Un álbum que debe entenderse menos como un niño que se porta mal y más como un amigo con una visión del mundo diferente y madura.

Este álbum llegó en un momento muy inoportuno en la historia de Prince; después de perder a su hijo con el síndrome de Pfeiffer, comenzó a hacer aparentemente todo lo que estaba a su alcance para alejar a sus fanáticos. En un momento en que  lanzanba casi dos álbumes al año y dos álbumes triples seguidos, comenzaron sus acrobacias como demandar a sus propios admiradores por usar inapropiadamente su símbolo impronunciable, entre otras historias locas. Prince era legendario, abrazando el estilo de vida de un solitario recluido por los medios. Huelga decir que, como principalmente un ecléctico pophead no parecía comercialmente inteligente  cambiar su sonido a una fusión ultra-religiosa de jazz mientras sus fans demandaban otra cosa.

 El álbum está inspirado agresivamente por la conversión de Prince al dogma de los Testigos de Jehová. Con las ideas tocando no solo la interpretación de las Escrituras de los Testigos de Jehová, sino también haciendo referencia al monoteísmo egipcio y las nociones de la Nueva Era en numerosas metáforas, el tono se vuelve bastante excéntrico en algunos puntos.