Humor campestre (Boogie-Woogie)

Alfred Lion, un inmigrante de origen alemán cofundador del sello Blue Note, prensó cincuenta copias de dos discos de 78 rpm, uno de Albert Ammons y otro de Meade <lux>Lewis.Hubo algunas sesiones más , entre las que cabe destacar una grabada en 1941 en la que Lewis tocaba la celsta, Charlie Christian la guitarra , Edmond Hall el clarinete e Israel Crosby el contrabajo.

A lo largo de esa misma década, Ammons publicó varios discos en colaboración con la cantante de blues Sippie Wallace. En 1949 entró en el estudio por última vez para realizar una sesión con su hijo, el gran saxo tenor Gene Ammons. Por su parte, Lewis continuó tocando después de que el boogie-woogie pasase de moda. Se trasladó a Los Ángeles, desde donde fue sacando discos con una cierta regularidad hasta su muerte , en 1962. Pete Johnson, el tercer miembro de la tríada original , se unió con su paisano Big Joe Turner para grabar algunos éxitos, como <Roll’em Pete> y <Café Society Rag>.

Amos Milburn, nacido el mismo año en el que Lewis comenzaba a grabar sus primeros discos, fue un pianista de boogie-woogie que se caracterizó por un estilo jovial y fiel al de sus maestros, si bien merece pasar a la historia por haber sido el autor de algunas de las piezas más explosivas de la postguerra americana. Su carrera discográfica comenzó en 1946, de la mano del sello Aladdin, para el que grabó <Down The Road Apiece>, un tema con resabios country que fue versionado más tarde por Chuck Berry en 1960 y los Rolling Stones en 1965.

RagTime

“Menospreciado por la cultura oficial por ser, en el mejor de los casos, efímero y, en el peor, un bodrio, el ragtime fue el manantial del que brotaron cada uno de los cambios rítmicos y estilísticos que han caracterizado la música popular americana.”Max Morath

Continue reading “RagTime”

Boogie-Woogie

“Cualquiera de aquellos pianistas podía mantener el ritmo con la mano izquierda mientras daban cuenta de una copa o un bocadillo con la derecha”.

Su estilo, caracterizado por una gran rapidez y una estructura rítmica repetitiva basada en series de ocho notas que ejecutaba la mano izquierda a modo de bajo continuo, cautivó de inmediato a un público deseoso de bailar de la manera más alocada que pudiese imaginar. Continue reading “Boogie-Woogie”