La psicología del nombre artístico

 Podríamos citar miles de casos en los que el artista adopta un nuevo nombre, son tantos los casos que ya está incluso implementado en el argot popular como “Nombre Artístico“.

¿Por qué los músicos crean personajes para sí mismos?.

Por supuesto en cada caso habrá una explicación distinta, pero el hecho es que muchos deciden cambiar su nombre real por uno inventado, tal vez para recrear también un personaje nuevo, diferenciado de ellos mismo. En algunos casos, un nuevo nombre permite a un personaje crear un alter-ego en parte ficticio. En otros, es simplemente un nombre que les permite ser más honestos sobre la verdad de sus propias vidas.

Nunca sabremos cómo le habría ido a Bob Dylan si se hubiera quedado con Robert Zimmerman o si Iggy Pop habría tenido el mismo impacto como James Osterberg.

Históricamente, durante todo el período del Renacimiento en Italia, algunos artistas tenían apodos que se pegaban. Como Donatello, que nació Donato di Niccolò di Betto Bardi, Tintoretto cuyo verdadero nombre era Jacopo Comin, o Boticelli – Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi. Otra cultura que produjo nombres artísticos se encuentra en los países de Asia oriental, donde artistas chinos, japoneses y coreanos recibían nombres en función de su nivel de competencia y experiencia en su oficio. Sin embargo, en la era moderna, los artistas no cambian sus nombres para promocionar su arte.

El nombre artístico es una parte integral de la historia de la música popular. No solo otorga a los músicos una identidad distintiva , sino que también sirven para crear un sentido de familiaridad entre el músico y el oyente.  Conectan a las audiencias con los artistas intérpretes o ejecutantes que, en el escenario o en el disco, de otro modo podrían parecer a un mundo de distancia.

Freddie Hubbard(Trompeta)

Freddie-hubbard

En los sesenta y a principios de los setenta, el trompetista Freddie Hubbard llegó en la época del hard-bop, tocó free jazz con Ornette Coleman y John Coltrane y creó un conjunto de composiciones, grabaciones e improvisaciones ejemplares con los mejores artistas de Blue Note de los sesenta: Art Blakey, Herbie Hancock, Wayne Shorter, Andrew Hill, Eric Dolphy, Lee Morgan, Tony Williams, Sam Rivers y muchos otros.